No está en los genes, insistimos.

lavida032.es_

Ahora le toca al éxito educativo, el determinismo biológico que nunca pasa de moda.

Varios ejemplos en los últimos meses refuerzan mi teoría de que el determinismo biológico sigue tan vivo como siempre, pero más tecnologizado y políticamente correcto.

Ejemplo en diferencias de género, violencia1 y más recientemente el “éxito escolar”. El portal de divulgación de la Agencia SINC, financiada con dinero público, se hacía eco2 de un estudio publicado en !Nature Genetics! 3 de esta manera: “Identifican más de 1.200 variantes genéticas asociadas al éxito educativo. Científicos … han detectado 1.271 variantes genéticas asociadas con los años que una persona permanece escolarizada. El trabajo … arroja luz sobre la genética detrás de la lectura, la escritura y las matemáticas.

Leyendo esto de una página de divulgación científica de referencia, financiada insisto desde el flamante ministerio de ciencia y la FECYT, nos lleva a concluir que el éxito escolar (y por ende el no-éxito o fracaso) tiene un componente genético, heredable y por tanto predecible. Eso han pensado grandes empresas como Helix4, que vende todo tipo de “productos que funcionan con tu ADN”. Ya no se trata de divertirse viendo qué porcentaje de azteca, vikingo y suahili eres; sino de si tu hija va a ser más buena en matemáticas o letras. Relevante, ¿no?

Pero vayamos por partes. ¿Qué significan “variantes genéticas”? Pues en realidad son polimorfimos genéticos, o SNPs del inglés. No son mutaciones, sino diferencias puntuales en la secuencia, tonalidades, si se quiere. Se suelen mantener en equilibrio poblacional. Esto significa que su efecto fenotípico, lo que se ve, es bajo.

A veces ese cambio en una letra puede llevar a cambios en la secuencia de la proteína y puede que de su función (estabilidad, actividad, estructura, etc.) Otras veces alteran la expresión del gen. Y a menudo están en medio de todo ese ADN no codificante y no se sabe qué hacen, si hacen algo.

Éxito educativo”. El que esté leyendo esto sabe perfectamente a qué se debe el éxito educativo. La posibilidad de estudiar tiene un condicionamiento social tan obvio, que buscar motivos innatos es un disparate. Cuando yo me tenía que llevar los apuntes de filosofía de la selectividad a regar los olivos sabía que otros estaban en una silla cómoda, en una casa silenciosa… Que se gasten millones en intentar buscar esa causalidad genética es bastante retorcido, solo puede responder a un fuerte sesgo ideológico, cuando no económico.

Pero entonces por qué la agencia de comunicación científica de referencia en España dice que han descubierto más de mil de estas variantes asociadas a los “años” de escolarización. Pues no lo sé la verdad. He “pagado5” los 10€ que vale leer el artículo, y lo que veo entre toda esa jerga hipertécnica6 es que:

  • Es una correlación. Esos mil y pico SNPs, cuando están en grupo, correlacionan con más tiempo en la escuela, ser mejor en matemáticas y el rendimiento cognitivo.

Y encima a esas tres características las denominan “fenotipos”, retorciendo cual hebra de ADN el concepto. Por qué tener más rendimiento cognitivo iba ser independiente que ser mejor en matemáticas.

  • no son años, son menos de dos semanas “por alelo”, básicamente por SNP.

  • Contribuye al 11% de la variabilidad, el resto es ambiental.

  • Lo hicieron solo en europeos.

No me extrañaría que hubieran metido otras poblaciones y se le hubiera ido la significatividad estadística. Solo una cabeza racista puede explicarse por qué modificaciones genéticas que lleven a tan profundos cambios individuales solo se puede aplicar a blanquitos europeos, pero no funcionar en negros o asiáticos. Y es que hacen falta millones de individuos, secuencias más o menos homogéneas y mucha cocina estadística para que nos dé una probabilidad baja de que determinada combinación de secuencias genéticas asociadas (de nuevo estadísticamente, no causalmente) con más inteligencia sea pura casualidad. Para que quede claro, aumentando mucho el número y limpiando un poco la suciedad conseguimos el mágico número P, la significación, que indicaría la probabilidad de que nuestra hipótesis sea una bazofia. Y sumado a lo del 11%, lo es.

Es verdad que en usar solo blanquitos también influye que no pueden medir cuánto tiempo estás escolarizado en una población sin escuelas… Por eso mismo, la razón por la que existen esas correlaciones no es biológica sino social. Y por favor que no me vengan con la interacción genotipo – ambiente, que no es eso. Seguro que no han leído a Lewontin7.

Y aquí hay que hablar de que la correlación no implica causalidad. Me pasan un ejemplo bueno para explicarlo, la diferencia entre:

“Si la gente lleva paraguas, probablemente mis plantas ya están regadas” que es verdad, y “Si la gente llevara paraguas, probablemente mis plantas se regarían” que es falso.

No solo insinúan causalidad en la correlación de SNP con diferencias de semanas en el cole, sino que lo hacen al ver que una gran mayoría de esos SNPs caen en genes que se han visto sobre expresados en el sistema nervioso. Sin tener ni la más remota idea de si esos SNPs están alterando la expresión, y de por qué “sobre expresado” y no lo contrario.

Llegan a decir que como las instituciones educativas varían entre sitios y momentos, el efecto de un SNP concreto puede variar entre entornos8. O sea, como cambia el entorno, cambia el resultado, pero eso es debido al genoma, no al ambiente.

CONCLUSIÓN

¿De qué vale un estudio así? No predice nada, no explica nada. El que tengas determinada secuencia es puramente anecdótico. Entonces, ¿a qué se debe la insistencia en buscar un componente genético de características claramente sociales y culturales?

  • Motivos ideológicos. Esta campaña es principalmente estadounidense, con un claro sesgo liberal. El Estado no puede intervenir en algo que es innato. Las desigualdades sociales o la delincuencia no es responsabilidad del estado, sino de la genética y las decisiones individuales.

  • Motivos económicos. Gastarse millones de dólares9 en hacer este estudio solo puede estar alineado con la dinámica de tener que buscar continuamente más beneficio, el capital busca nuevos nichos de negocio. Porque como dicen aquí10, hace falta mucha más investigación, y cuando la hagan, seguro que habrá alguien que intentará vendertela.

Así está la ciencia de excelencia.

6 Trabajé en SNPs un par de años y tengo tres publicaciones y se hace indigerible el lenguaje con el que describen alto tan sencillo.

8 “Heterogeneous effect sizes. Because educational institutions vary across places and time, the effects of specific SNPs may vary across environments”

9 por lo que valen las secuenciaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s